Luis Solari

Nace en la ciudad de Fray Bentos, Uruguay, el 17 de octubre de 1918. En 1925 su familia se traslada a la capital del país, Montevideo, donde entra en contacto esporádico con la pintura y sus técnicas. En 1932 conoce al pintor Zoma Baitler, y un año más tarde ingresa al Taller de Pintura Decorativa de la Escuela Industrial del profesor Guillermo Laborde donde, en colaboración con otros alumnos, realiza escenarios, escenografías, decoraciones de edificios con pinturas murales de gran formato (Hotel Miramar, Casino Municipal, Parque Rodó).

En 1934 ingresa al Círculo de Bellas Artes de Montevideo donde descubre, entre otras corrientes, el post-impresionismo y el simbolismo de la pintura de Gauguin. También le atraen D’Hastrel, Rugendas, Morel, Monvoisin, y los grabados de Adolfo Pastor y Carlos González. En 1937 viaja a estudiar a Buenos Aires donde entra en contacto con la pintura de los maestros argentinos Pettoruti, Butler, Berni, Quinquela Martín y Spilimbergo. Vuelve a Fray Bentos, donde entre otras tareas vinculadas al arte realizará escenografías, decoraciones, carros alegóricos y “cabezudos” para el carnaval de su ciudad, tarea que proseguirá durante muchos años. Hasta 1940 trabaja en su tiempo libre en la Inspección Veterinaria del Frigorífico Anglo en época de matanza, y recorre la región como vendedor ambulante de una tienda, tareas que serían trascendentales para su obra. Es allí donde entra en contacto directo con los refranes populares, las creencias supersticiosas, y los “dichos” pintorescos de la gente del campo uruguayo.

Inicia su vida profesional como expositor con una muestra en el Salón Nacional de Pintura, Dibujo y Grabado de Montevideo. En 1941 recibe su primer galardón importante, el Premio Adquisición del Salón Municipal de Artes Plásticas. El 20 de mayo de 1944 contrae matrimonio con Nora D’Agosto.

En 1948 inicia una etapa fundamental en su carrera, al tomar al carnaval como tema de su obra. En 1951 algunas obras suyas integran el envío uruguayo a la Primera Bienal de San Pablo, Brasil. Al año siguiente viaja a Europa en misión encomendada por el Consejo de Educación de Secundaria para realizar un informe comparativo sobre métodos pedagógicos. En París se vincula a la Jeune Gravure Contemporaine. El escultor Osip Zadkine lo presenta, a su vez, en el Taller de Grabado de L’Ecole Superièure de Beaux Arts, dirigido por el maestro Edouard Goerg, donde se inicia en la técnica del aguafuerte. También realiza estudios del natural en la Grand Chaumière. Conoce en forma directa la obra de maestros como Tiziano, Brueghel, o más recientes como Ensor, Klee, Rouault, y la de uno de sus favoritos: Gauguin. Pero lo que más le impresiona es la pintura renacentista del Cuatrocientos: Van Eyck, El Bosco, Durero, y otros.

Retorna a Uruguay en 1953, fundando en Fray Bentos el Taller de Artes Plásticas.
Participa en la 11ª. Bienal de San Pablo.
En 1955 obtiene el Primer Premio de Dibujo en el Salón Nacional.

En los dos años siguientes se le otorga en forma sucesiva el Premio Adquisición del Salón Municipal de Artes Plásticas. En 1959, durante la celebración del centenario de la ciudad de Fray Bentos, organiza diversos actos culturales entre los que destaca la exposición del Grupo 8. Al año siguiente participa en muestras internacionales de México y Suiza.

En 1961 vuelve a Europa. Conoce los bocetos de los vitrales de Chagall expuestos en París, lo cual lo estimula a abordar el collage, a experimentar con texturas, con los recursos informalistas, a ser más imaginativo y simbolista. En 1964 es invitado a exponer en la División Artes Visuales de la Unión Panamericana de Washington D.C. En 1965 decide radicarse en Montevideo. Practica activamente la docencia, tanto en Uruguay como en el exterior.

En 1967 viaja a los Estados Unidos a perfeccionarse en el Pratt Graphics Center y en el New York Graphics Workshop. Junto a Liliana Porter y Luis Camnitzer comienza su aventura como grabador en metal, técnica que llegará a dominar con maestría. Expone en la Zegry Gallery de Nueva York y en la Galería La Ruche de Buenos Aires. Es galardonado en 1968 en la Exposición de Artistas Grabadores del Pratt Center (Merit Award), y en 1970 decide radicarse en los Estados Unidos. En los años siguientes recibirá varios premios internacionales, y exhibirá su obra tanto en América como en Europa. En 1974 traslada su taller a Port Washington, Rhode Island. En 1975 comienza su trabajo para la edición del libro Fábulas de Esopo con veinte grabados en cobre, para el Taller de Pascual Fort (1975-1979). En los años siguientes se multiplica la participación de su obra en muestras de Estados Unidos, en América Latina, y en varias capitales europeas y en Cercano Oriente.

Reside en Miskenot Sha’ananim, Jerusalem, (1981) invitado por el Ministerio de Asuntos Exteriores de Israel. Esta experiencia determina en su obra una revitalización de temas bíblicos que Solari ya había abordado en otras etapas de su vida artística.

En 1986 retorna a Uruguay, para realizar en 1989 muestras retrospectivas en el Subte Municipal de Montevideo y en el Museo Blanes, y en agosto de ese año se inaugura el Museo Solari de Fray Bentos, una casa reciclada por el Municipio sobre la plaza principal de la ciudad que albergará una importante colección de obras. Instala su taller en Montevideo.

Un jurado designado por el Ministerio de Educación y Cultura le otorga en 1992 el Premio a la Trayectoria en Artes Plásticas.
Fallece el 13 de octubre de 1993.